Stone Designs responde a la historia de sus dos creadores (Cutu Mazuelos 1973 y Eva Prego 1974) que desde septiembre de 1995 se lanzaron a la aventura de crear su propio estudio para poder desarrollar sus proyectos desde una perspectiva personal, sin censura ni filtros. Por este motivo nunca trabajaron para nadie y forjaron su aprendizaje como se hacía antiguamente, desde abajo y con mucho sacrificio. Así empezaron haciendo diseño de interiores, stands y exposiciones. Este terreno les sirvió durante los primeros años de su joven carrera para experimentar y estudiar diferentes lenguajes, mostrando así una nueva manera de entender el diseño y nuestra relación con él.

 

Esta posición les permite trabajar sólo con empresas con las que realmente sienten afinidad, sin importarles el tamaño o facturación de la misma. Desde empresas de amigos a los que quieren y admiran por su dedicación, hasta diseñar para compañías como Toyota, Telepizza, Women´Secret o De Beers y mobiliario para marcas como la japonesa Muji y la española RS.

 

Pero la historia de Stone Designs no ha sido un camino de rosas ni mucho menos. Es la búsqueda incesante de nuevos lenguajes, es un viaje al corazón de la gente que les rodea utilizando como medio lo que mejor saben hacer: ¿diseñar? No. Contar historias reales, desde dentro, sinceras, llenas de vivencias, de llantos, de quiebras, de problemas y, más adelante, de alegrías. Es su forma de decirnos a todos lo que les importan nuestras vidas y que podemos disfrutarlas de la forma más digna y cómoda posible sin demasiadas cosas. Ellos no quieren cambiar el mundo ni ser los más populares, sencillamente buscan llegar a nuestros corazones y saben que ese viaje lleva mucho tiempo y dedicación por su parte.

 

De esta manera tan sincera se muestran siempre que crean algo o dan una conferencia, con una naturalidad y energía desbordantes, con una ilusión inusual para alguien que ha pasado tanto para llegar donde están. Son como dos personas que no cesan de contar historias y de hablar de lo que van descubriendo cada día. Sólo intentan hacernos ver que la vida no debe ser tan difícil como a veces queremos hacerla, que hay millones de experiencias que no se pagan con dinero y que es ahí, en esa sencillez y naturalidad, donde nace la fuente que nos hace felices.